Cruceros Fluviales

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Cruceros Fluviales» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Los cruceros fluviales son muy diferentes a los marítimos ya que simplemente el tamaño del barco hace que cambie considerablemente su enfoque y su filosofía.
Son cruceros muy sencillos y más tranquilos dónde se destaca el paisaje y los lugares que se visitan, dándose más importancia al itinerario realizado que al propio barco y sus instalaciones.
Se facilita mucho el trato con otros pasajeros y con la tripulación, y son una perfecta alternativa a los circuitos en autocar, pues el medio de transporte es al mismo tiempo el alojamiento.

En los alquileres de barcos se disfruta mucho más del entorno (ya sea mar, río, canal,…), de la naturaleza, del deporte y de los acompañantes. Son embarcaciones pequeñas, que se alquilan
para un grupo cerrado de personas y es una buena opción para grupos de familias (los niños no deben ser muy pequeños) o grupos de amigos ya que tienen más libertad para organizar los diferentes tipos de actividades y lugares a visitar, dentro de unos límites.

Dependiendo del tamaño del barco puede ser necesario el título de patrón, aunque también hay otras embarcaciones que con unas pequeñas nociones de navegación es posible manejarlas.
En el caso de que el cliente no posea dicho título, existe la posibilidad de contratar, los servicios de una persona que sí lo tenga y sea la encargada de pilotar el barco. También se podrá contratar el resto de la tripulación: cocinero, camarero, servicio de cabinas, marinero, etc.

crucros fluviales

En cualquier caso siempre será conveniente que los pasajeros tengan un ligero conocimiento o breves nociones de navegación y deberán colaborar, en mayor o menor medida, en las obligaciones de la vida de a bordo. Datos necesarios para efectuar su reserva Con objeto de evitar perjuicios y retrasos en el embarque se pide a los pasajeros que, en el momento de efectuar la reserva, faciliten los siguientes datos personales: nombre y apellidos, lugar y fecha de nacimiento, nacionalidad y número de pasaporte (tal y como figuren en el pasaporte).

[intense_emphasis color=»#1e88eb»]El equipaje[/intense_emphasis] En los cruceros fluviales no suele limitarse el número de kilogramos por persona. Generalmente las compañías navieras permiten 2 maletas por persona, aunque se recomienda verificarlo con cada compañía naviera antes de realizar el crucero. No obstante, ten en cuenta que todo tu equipaje debes llevarlo contigo, por lo que podría restar confortabilidad a su camarote. Asimismo, saber que si efectúas trayectos por vía aérea, habitualmente sólo se permite 20kg de equipaje por pasajero, dependiendo de la compañía aérea.

[intense_emphasis color=»#1e88eb»]Animales de compañía[/intense_emphasis] No se admite a bordo ningún tipo de animal, cualquiera que sea el tipo de crucero que vayas a a realizar. Aunqué para grupos reducidos de familias o amigos, se puede negociar.

[intense_emphasis color=»#1e88eb»]A la hora de vestir [/intense_emphasis] En los cruceros fluviales se recomienda llevar ropa cómoda de sport, tanto para la vida a bordo como para hacer las excursiones. No obstante, durante una gran mayoría de cruceros, tiene lugar la Cena de Gala, para la cual se recomienda una vestimenta un poco más formal, chaqueta para los caballeros y vestidos para las señoras. El Capitán suele saludar a todos los pasajeros y presentar a la Tripulación, esto implica que sea un poco más protocolaria.

Sin embargo, no en todos los barcos existe la costumbre de las Cenas de Gala, sobretodo en los cruceros fluviales. Dependiendo de los itinerarios y la temporada se elegirá la ropa, aunque siempre conviene llevar traje de baño y calzado con suela de goma para acceder a la piscina (si el barco dispone de ella) y a la cubierta; ropa ligera y algo de entretiempo para protegerse de los cambios de temperatura y los paseos nocturnos por la cubierta, en cruceros por zonas más cálidas; y ropa de entretiempo con alguna prenda de abrigo y gabardina para cruceros por Europa y Rusia.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»El Embarque en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Al llegar al puerto de embarque, se suele entregar el equipaje a los maleteros, que se encargarán de trasladarlo a bordo. Dicho equipaje deberá estar correctamente identificado con las etiquetas que las compañías navieras entregan a los clientes con su documentación, y en las que figurará, entre otros datos: el nombre completo, el número de cabina asignada, fecha de navegación, domicilio privado y número de teléfono. El personal del barco se suele encargar de subir el equipaje a las cabinas, y cuando los pasajeros accedan al buque, ya lo tendrán dentro de su camarote o en las puertas del mismo.

Mientras tanto, los pasajeros tienen que realizar el check-in y el control de pasaportes en la Estación Fluvial (el procedimiento es muy similar al del check-in de un aeropuerto). En este momento se suele preguntar cómo van a pagar sus extras en el barco: en metálico o con la tarjeta de crédito. Lo más habitual es con tarjeta de crédito, y muchas compañias navieras no aceptan otro medio de pago. Igualmente te entregarán la llave de la cabina o una tarjeta identificativa que deberás llevar contigo en todo momento. Una vez has pasado los controles de pasaportes, normalmente uno al hacer el check-in y otro en la pasarela, puedes acceder al barco. Es habitual entregar el pasaporte al Jefe de Sobrecargo, que lo devolverá, según la compañía, al final del crucero o una vez comprobado al principio del mismo.

[intense_emphasis color=»#1e88eb»]¡Piden puntualidad en el embarque![/intense_emphasis] Éste se inicia a la hora indicada en los folletos, normalmente 3 ó 4 horas antes de la salida del buque y también en la documentación de la compañía naviera que lleva el pasajero. Es muy importante recordar que el barco no espera. Ten en cuenta que las horas de embarque indicadas en los itinerarios incluidos en los folletos son aproximadas, debiendo ser reconfirmadas al retirar tu documentación en la agencia de viajes.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Una vez ya embarcados en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Una vez embarcados, os suele acompañar al camarote una persona de la tripulación, que os presentará al camarero/a de camarote, esto es, la persona que estará a vuestro servicio en la cabina durante toda la travesía. Dentro del camarote encontrareis numerosos folletos y papeles informativos; el room service, la programación televisiva, fichas para el desayuno en cabina, tarjeta de bienvenida del comandante, el diario de a bordo con las distintas actividades que se pueden realizar en los cruceros fluviales, la descripción de excursiones facultativas, etc.

Cuando el barco haya zarpado, la megafonía del buque avisará en diversos idiomas del simulacro de emergencia, de obligada realización para todos los pasajeros. Debeis coger el chaleco salvavidas del camarote y dirigiros al punto de encuentro asignado, haciendo el recorrido que debe seguir en caso de necesidad. Después de este trámite, ya estareis en disposición de disfrutar plenamente de vuestro crucero.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Cambios de ruta en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Los itinerarios que te mostramos en esta web son informativos y operados por las distintas compañías navieras, aunque se pueden producir modificaciones en los itinerarios y escalas ajenas a este sitio web. La información definitiva y vinculante será la que figure en la Documentación de Viaje que acaben ofreciendo. Ten en cuenta que las agencias, siempre avisan ante cualquier cambio que se pueda producir antes de iniciar el viaje.

Las compañías navieras o armadores de los buques pueden variar el orden de las escalas del crucero, cancelar alguna y modificar el tiempo de estancia en el puerto siempre que razones de causa mayor o suficientes, así lo aconsejen. El comandante del buque está autorizado a modificar el itinerario del crucero cuando, a su inapelable juicio, lo considere oportuno en interés de la seguridad de los pasajeros y del barco.

Las Navieras se reservan su derecho por alguna circunstancia técnica de la navegación, paso de esclusas, niebla, etc., a introducir algún cambio en el itinerario y/o escalas programadas. Esta circunstancia no dará en ningún caso lugar a reembolso o compensación alguna.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Actividades dentro del barco en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Todas las actividades existentes, los lugares donde se realizan y los horarios de las mismas aparecen publicadas en los folletos informativos que encontrarás en el camarote o anunciadas por megafonía y por la tripulación. Aquellas que se realizan un día en concreto figurarán en el diario de a bordo. Cómo pasajero puedes participar en todas las actividades previstas a bordo de acuerdo con tus preferencias o aficiones.
Para ocasiones especiales algunas compañías ofrecen detalles para su celebración: cumpleaños, aniversario de boda, etc. No debemos olvidar al realizar la reserva avisar a la compañía de este extra.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Actividades fuera del barco en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Otra parte del interés de un crucero son las excursiones que se pueden realizar en los distintos puertos del itinerario. Cuando el barco atraca, el pasajero puede optar por quedarse en el barco, bajarse al puerto y disfrutar libremente de las horas de escala, o bien realizar alguna de las excursiones ofrecidas por el barco. Durante el crucero, la tripulación les dará pequeñas conferencias informativas sobre los puertos que se visitarán y así ayudar a los pasajeros a conocer mejor los lugares de interés.
Las excursiones opcionales que ofrecen las cías. navieras se contratan y pagan en el barco. En algunas compañías no se permite el pago con tarjeta de crédito y las excursiones opcionales tendrán que ser abonadas directamente a bordo en efectivo. Los cruceros fluviales incluyen algunas excursiones dentro del itinerario y otras son opcionales, teniendo que contratarlas en la recepción del barco.
El tiempo de las paradas está establecido e indicado en el diario de a bordo y en el tablón de anuncios de la pasarela. Es obligatorio estar al menos media hora antes de zarpar. Si alguien se retrasa, el barco partirá sin él y los gastos de reembarque correrán a cargo del pasajero. Por el contrario, en los alquileres de barcos, no hay ninguna visita ni horario de escala concertado, por lo que los pasajeros tienen más libertad para visitar o permanecer más tiempo, en aquellos lugares que más les interesen.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Las comidas en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Otro encanto más de los cruceros fluviales, son sus comidas. Todos los cruceros son en Pensión Completa (salvo las bebidas en la mayoría de los casos, que no suelen estar incluidas en el precio del crucero) y esto implica que normalmente estén muy cuidadas tanto en presentación como en contenido. Suele existir un único turno para cada comida que se rige por el horario y costumbres europeas, es decir: desayuno de 7:00 a 9:00 h, comida entre las 12:00-13:00 h y cenas hacia las 19:00-20:00 h.
crucero fluvial comida
Se suele compartir la mesa asignada con los mismos comensales durante todo el crucero, lo cual facilita el conocer y relacionarse con otros pasajeros. Y si viajas en pareja y quieres intimidad, pregunta a la compañía al hacer la reserva si cuenta con mesas para dos comensales. La mayoría de los barcos, disponen de comidas especiales: sin sal, bajas en calorías, Kosher, etc. No hay que olvidarse de informarlo a la compañía a la hora de hacer la reserva.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Pago a bordo de los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

En el precio de los cruceros casi TODO está INCLUIDO pero, al igual que ocurre en un hotel, no lo están los extras tales como llamadas telefónicas, bebidas, servicio de peluquería, etc. Todos estos extras tienen diferentes formas de pago según las compañías, pero en general en los barcos no se maneja moneda. Un sistema muy extendido es el de la Tarjeta de Crédito de la Compañía, la cuál se entrega con la documentación al comienzo del crucero. En ella se van realizando todos los cargos a bordo.
El último día se pasa por caja y se paga todo lo cargado, pudiéndose abonar con una tarjeta de crédito (no de débito) como Visa, American Express, etc., que es la fórmula más usual (se recomienda llevar una), o en metálico, normalmente en dólares o euros.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Las cuotas o propinas en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

La cuota de servicio (también denominada Tasa de Servicio) es un importe que no suele estar incluido en el precio del crucero y se carga directamente en la cuenta de a bordo del pasajero. Esta cantidad varía según la cía. naviera, el recorrido y duración del itinerario. Para saber la cantidad de la cuota de servicio, puedes consultar en el propio folleto de las compañías. Estas cuotas de servico están sujetas a posibles cambios.
La cía. naviera también puede incrementar las facturas de sus servicios en concepto de propinas para el personal del barco. Algunas veces (especialmente en barcos lujosos) la cuota de servicio va incluida en el precio del crucero. En otras ocasiones, el sistema es “sin pago obligatorio”, lo que significa que el huésped no necesita sentir que sean obligatorias. Algunas líneas de cruceros ofrecen a los pasajeros la opción de pagarlas antes del viaje. En cualquier caso, sobre el importe correspondiente a la cuota de servicio / propina no se podrá aplicar ningún descuento.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Voltaje a bordo de los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Esta información la encontrarás en el apartado de “Corriente eléctrica” en la ficha técnica de los buques. Es conveniente llevar un adaptador de enchufe porque, si bien en Recepción te pueden proporcionar uno, no siempre hay para todos los pasajeros que lo puedan necesitar. En los alquileres de barcos es aconsejable preguntarlo una vez realizada la reserva, pues depende del tipo de embarcación.

[intense_hr color=»#1e88eb» title=»Custodia de valores en los Cruceros» title_tag=»h4″ title_color=»#1e88eb» accent_width=»30″ accent_height=»3″]

Para tu tranquilidad, utiliza las cajas de seguridad a tu disposición en los buques. Consulta con el personal de a bordo sobre este servicio. En caso de pérdida o sustracción de tus objetos de valor, ni la Dirección del Crucero ni la agéncia de viajes podrán hacerse responsables de aquellos valores no depositados.
.